El creacionismo en la educación

POR Colegio Adventista La Cisterna 03/12/2018

Importancia

En la actual sociedad del conocimiento, una de las más importantes competencias que toda institución educativa debe desarrollar en sus estudiantes, es la capacidad de crear un proyecto ético de vida, cimentado en sólidos principios y valores.

¿Qué filosofía educacional permitirá alcanzar este objetivo?

Por muchos años, la filosofía evolucionista (evolucionismo) ha determinado la estructuración curricular en prácticamente todos los niveles académicos, incorporando el humanismo evolucionario en las diversas disciplinas de las ciencias. El evolucionismo enseña que la vida es accidental, fruto de la casualidad y el azar, sin significado y sin propósito, estableciendo las bases para el relativismo moral de la sociedad. Debido a este concepto, muchas instituciones educativas públicas y privadas, así como la sociedad en general, vienen siendo dominadas por el materialismo, el comunismo, el fascismo y otras ideologías basadas en sus premisas evolutivas, conduciéndolas a una amoralidad generalizada (Morris, Is creationism important in education? versión online).

Por otro lado, muy pocas instituciones educativas se oponen abiertamente a este enfoque, estableciendo su estructura curricular con base en una filosofía creacionista (creacionismo) que tenga como fundamento la Palabra de Dios (Biblia). Para el creacionismo, el ser humano tiene su origen en una creación perfecta realizada por Dios (presentada dentro del relato literal de la creación descrito en Génesis 1), es interrumpida por la caída del ser humano en el pecado (con el consecuente sufrimiento de la muerte) y coloca al Hijo de Dios (Jesús) como la única solución al problema del hombre, por un proceso de justificación, santificación y redención (Knight, “La educación redentora, tercera parte: Las implicaciones de la filosofía de la educación adventista”, en Revista Educación Adventista, 33, 42–64). Así, a través de este enfoque, el ser humano tiene un origen, un significado y un propósito.

Este es el fundamento de la filosofía adventista de la educación, puesto que “la verdadera educación significa más que la prosecución de un determinado curso de estudio. Significa más que una preparación para la vida actual. Abarca todo el ser, y todo el período de la existencia accesible al hombre. Es el desarrollo armonioso de las facultades físicas, mentales y espirituales. Prepara al estudiante para el gozo de servir en este mundo, y para un gozo superior proporcionado por un servicio más amplio en el mundo venidero” (White, La educación, versión online).

Para cumplir esta misión, cada día en la División Sudamericana (DSA), más de 940 instituciones educativas adventistas abren sus puertas, buscando la salvación y redención de nuestros 330.247 estudiantes, formándolos con sólidos principios y valores, y preparándolos para esta vida y la eternidad. Este esfuerzo es apoyado además con acciones extracurriculares, tales como el proyecto Sábado de la Creación, celebrado anualmente el último sábado de octubre, para fortalecer y difundir la filosofía adventista de los orígenes, el Plan Maestro de Desarrollo Espiritual (PMDE), que en 2019 promoverá valores relacionados con la creencia fundamental en la Creación, y el Plan Maestro de Desarrollo de la Salud (PMDS) que promueve la práctica de un estilo de vida que refleje nuestra primera escuela, el Jardín del Edén.

Así, la Educación Adventista tiene la más sólida filosofía educacional para formar estudiantes y ciudadanos con un proyecto ético de vida. Ninguna otra red educativa busca este fin tan alto, noble y santo.


Sea el primero en comentar

Comentar:

Por favor, el asunto del comentario debe ser relevante al tema del artículo. No use este espacio para hacer propaganda. Su comentario será enviado a un administrador del sitio para moderación.