DESTACADOS

Como apoyar a mis hijos

autoestima académica y la motivación escolar

Reflexión

1.- ¿Qué lección de vida nos entrega cada una de es tas citas Bíblicas a continuación?

2.– ¿Qué y cómo se relaciona con la temática de hoy?

“Todo esfuerzo tiene su recompensa, pero quedarse sólo en palabras lleva a la pobreza.”(Proverbios14:23)

“¡Bienaventurada tú, tierra, cuando tu rey es hijo de nobles, y tus príncipes comen a su hora, para reponer sus fuerzas y no para beber! (Eclesiastés 10: 17)

Autoestima Académica y Motivación

1. ¿Qué es la autoestima Académica?

De acuerdo al informe del Ministerio de Educación, es la autopercepción y la autovaloración de los estudiantes en relación con su capacidad de aprender. Incluye tanto las percepciones de los estudiantes frente a sus aptitudes, habilidades y posibilidades de superarse, como la valoración que hacen sobre sus atributos y habilidades en el ámbito académico. En otras palabras la autoestima, se refiere a lo que el estudiante piensa de sí mismo y a lo que siente en relación con sus estudios y su capacidad de aprender. Por ejemplo, un estudiante con una buena autoestima académica es aquel que siente que tiene habilidades para algunas asignaturas, que si estudia puede alcanzar buenos resultados y que es capaz de aprender lo que los profesores enseñan en clases. En contraste, un estudiante con baja autoestima académica es, por ejemplo, aquel que piensa que no es bueno para ninguna asignatura, que aunque estudie tendrá un mal rendimiento o que no tiene capacidades para mejorar y aprender.

2. Que se entiende por motivación escolar.

Incluye las percepciones de los estudiantes respecto de su interés y disposición al aprendizaje, sus expectativas académicas y motivación al logro, y sus actitudes frente a las dificultades en el estudio. La motivación escolar se refiere a la disposición del alumno para estudiar, aprender y desempeñar las acciones propias de un estudiante. Por ejemplo, un alumno con alta motivación escolar es aquel que se interesa por las actividades escolares, tiene altas expectativas académicas, tolera las dificultades e invierte esfuerzo en las tareas y estudio. En contraste, un estudiante con baja motivación escolar sería aquel desinteresado por las actividades escolares, que abandona el estudio ante las dificultades, que no se esfuerza por alcanzar un buen desempeño, entre otros.

3. La importancia de la autoestima académica y la motivación escolar.

La autoestima académica y la motivación escolar son ámbitos claves para el desarrollo integral de los niños y jóvenes durante la etapa escolar, pues influyen no solo en el rendimiento académico de los alumnos, sino también en su salud, calidad de vida y nivel de bienestar. Una autoestima académica adecuada y una alta motivación escolar contribuyen al desarrollo integral de los estudiantes y favorecen un proceso sano de construcción y definición de identidad, ya que permiten que los niños y jóvenes tengan confianza en sí mismos y se sientan seguros para vivir nuevas experiencias y asumir desafíos, para esforzarse sin temor al fracaso o para relacionarse libre y sinceramente con los demás. Asimismo, en el marco de favorecer un desarrollo sano e integral, una buena autoestima académica y una alta motivación escolar disminuyen las probabilidades de que los estudiantes incurran en comportamientos antisociales o en conductas que podrían obstaculizar su proceso de maduración y crecimiento. Por ejemplo, un estudiante con buena autoestima académica y motivado con la vida escolar tiene menos posibilidades de cometer conductas vandálicas o delinquir, de ser víctima o victimario de bullying, de consumir alcohol y drogas, de ausentarse reiteradamente o de desertar del sistema escolar, o de involucrarse en prácticas sexuales de riesgo.

Como desarrollar la autoestima académica y la motivación escolar.

La Doctora en educación Kay Kuzma, Dice “Que los hijos alcancen o no su potencial, desarrollen sus dones y habilidades dadas por Dios, y que estén motivados para aprender, depende en gran parte de la responsabilidad de los padres, por lo menos durante los primeros años”. Ella expresa también, que no son las cosas las que desarrollan el intelecto, las destrezas y habilidades de los niños. Son las personas.

Los padres pueden llegar a criar un hijo más brillante y capaz, cuando desde pequeño los niños han sido bombardeados por estímulos y han necesitado que alguien calme su confusión y los haga sentir seguros, que les interprete los estímulos, que les digan porqué son importantes y como se relaciona una cosa con otra, además necesitan que alguien los desafíe a utilizar lo que están aprendiendo para resolver los problemas de la vida, primero los simples y después los más complejos. Por ello una de las necesidades básicas según Maslow, para que un niño, crezca sano y feliz y con buena autoestima es proporcionarle un ambiente seguro, donde el niño se sienta confiado, cuidado y protegido. Según Verónica Andrés en el libro “Confianza Total”, en el plano familiar, esto se logra cuando los chicos saben que esperamos de ellos, es decir cuales son las reglas del juego que tenemos en nuestra familia.

Un chico que se siente seguro tiene ganas de aprender, no le da miedo hacer preguntas, es flexible y adaptable a los cambios y se anima a probar cosas nuevas. En cambio cuando a un chico le falta seguridad, es posible que lo veamos excesivamente tímido,sin ganas de participar, o mostrando una gran ansiedad frente a personas o situaciones nuevas. Otras veces, puede mostrar esa falta de seguridad de manera opuesta: totalmente desafiante a la autoridad como sino tuviera límites.

¿Qué pueden hacer los padres para que los chicos se sientan seguros?

Andrés (2016) dice “Una de las cosas que más inseguridad les genera a los niños es no saber cuando sucederán las cosas. Por eso, para fomentar su sentido de seguridad, necesitan los padres crear rutinas y respetarlas.”

1. Rutinas en:

Mantener horarios para levantarse, acostarse y alimentarse. Descansos cada cierto tiempo (dependiendo de la edad) entre actividades más difíciles o complicadas. Momentos de relax después de las comidas y del fin de las tareas diarias. Respeto por las horas de sueño.

- Estudio.

Los niños que cumplen regularmente con un horario de estudio suelen ir bien en el colegio. Siempre que sea posible, se debe organizar un horario regular de estudio, es decir, el mismo tiempo cada día, ya que resulta más fácil de recordar y acorde a la edad de los niños y jóvenes.

-Proporcionarle un espacio cómodo para que estudie y realice sus tareas.

- Que tenga una mesa y una silla.

- Debe ser un espacio iluminado y ventilado.

- Debe estar siempre limpio y ordenado.

- Alejado del ruido y la TV, donde le permita concentrarse.

Descargar informe completo

-

Publicado el 2017-05-18 12:31:03 por Colegio Cisterna

CONTACTO